sábado, diciembre 23, 2006

Just like a woman


A finales de mes se estrenará en Estados Unidos una de las más interesantes películas producidas en la vasta periferia de Hollywood este año sin apenas repercusión y con pocas posibilidades de trascendencia –¿la The Notorious Bettie Page de esta temporada?–. Desde que Warren Beatty comprara los derechos para llevar a la gran pantalla la vida de Edie Sedgwick, el proyecto de una película sobre la más famosa Warhol superstar y uno de los rostros más bellos e icónicos de los sesenta neoyorkinos ha estado dando vueltas sin rumbo, hasta que el director George Hickenlooper finalmente se hizo cargo.


La vida de Edie Sedgwick reproduce al detalle el prototipo de chica guapa de clase alta, WASP chick, que deja atrás la represión familiar al ingresar en la universidad e inicia una alocada espiral de desinhibición social, política y sexual. Las verjas no solo provocan el deseo de ser superadas, sino también el de volver después para destruirlas. Las anfetaminas y la bulimia pronto empezarían a formar parte de la rutina diaria de Edie, sobre todo después de trasladarse a Nueva York a la búsqueda de trabajo fama como modelo y actriz. Su autodestrucción fue una que muchas habrían deseado: conoció a Andy Warhol, fue su musa y artista más popular, apoyada en una cocina de plástico blanco o tumbada sobre una cama. Terminó transmutándose en él, protagonizando ambos una relación vampírica durante año y medio hasta que el progresivo estado de adicción y dejadez de Edie hizo que fuera dada de lado por el resto de la Factory y el propio Warhol. Se trasladó al Chelsea Hotel y cayó enamorada de Bob Dylan como su musa desengañada (till she sees finally that she's like all the rest / with her fog, her amphetamine and her pearls), hasta que llegó el momento en que estaba tan delgada que ni siquiera podía pincharse la heroína en el pie. Aparece posando en Vogue, con solo la mitad de la cara iluminada y con una peluca tapando su pelo lacerado. Fue alternando amantes y drogas de todo tipo –anfetas, tranquilizantes, heroína, incluso speedball– así como visitas prolongadas a todos los hospitales psiquiátricos de Nueva York y California. Este proceso de autodestrucción, con una gran capacidad para generar arte en torno a su atormentada persona, termina con la muerte de Edie, entre las sombras de la química, por sobredosis de barbitúricos. La causa de la muerte fue decretada como Accidente/Suicidio, pero la segunda posibilidad sería una redundancia para la vida de esta modelo y actriz, pese a todo siempre aterrada de la soledad y ávida de un amor tierno.


En definitiva, el reflejo desnudo de un determinado estilo de vida, cuyo traslado al biopic producido por los Weinstein esperemos que pueda y sepa estar a la altura. La controversia ya comenzó con Lou Reed diciendo que el guión era una basura, y ahora continúa con Bob Dylan amenazando con demandar a la productora y detener la distribución de la película. Según sus abogados, parece ser que, aunque se ha cambiado el nombre a su personaje, el film da a entender que la muerte de Edie habría sido culpa suya. O puede que en realidad lo que le moleste sea estar interpretado por Hayden Christensen, que también es un agravante a tener en cuenta. Por cierto, que tras varias complicaciones durante la pre-producción, la protagonista de Factory Girl es Sienna Miller que, vale que está muy buena, pero no es que se parezca demasiado a la candorosa y espiritual Edie que digamos. Habrá que ver cuánto hacen el pelo corto, las sombras de ojos, el diseño de producción y la propia actriz para compensar. Si me preguntan por mi alternativa, habría escogido sin duda a Winona Ryder; pero tampoco se fíen mucho, porque esa es mi respuesta a cualquier alternativa de casting femenino. Eso sí, ninguna objeción a Guy Pearce como Warhol.

No es recomendable intentar deducir mucho del trailer, salvo que habrá flashes de cámaras de fotos en la película, pero hay ganas de que podamos disfrutar de una instantánea del universo Factory al menos tan interesante como la contenida y documentada aproximación de Mary Harron a la figura de Valerie Solanas en I Shot Andy Warhol. Si en aquella, por la negativa de Lou Reed a aparecer, Yo La Tengo hacía el papel de un grupo con reminiscencias de la Velvet, en esta ocasión son Brian Bell y Patrick Wilson de Weezer los que interpretan a Lou Reed y John Cale respectivamente. No se lo voy a negar, ganas hay muchas, pero también bastante excepticismo, pues es bastante probable que la relación de Edie con las drogas, indivisible de su personalidad, haya sido más que suavizada y estemos ante un nuevo ejercicio de recreación bonito sin más, sin hondura psicologíca ni interés por explorar las aristas del personaje retratado –o sea, que veamos Walk the line de nuevo–.

+ Edie: American Girl, de Jean Stein y George Plimpton

5 Comments:

Anonymous Noel said...

¡Han puesto a un robot en el papel de Bob Dylan! ¡Y encima no se llama Bob Dylan (sus abogados no lo consintieron)!

Ahora en serio, espero que esta llegue a los cines de aquí, y no nos la tengamos que bajar (en mala calidad) como la de Bettie Page. Tiene pinta de ser, cuanto menos, interesante: ¡ese Pearce-Warhol!

Feliz Navidad, Mr. Toldo ;)

24 de diciembre de 2006, 15:02  
Anonymous Alvy Singer said...

A ver que sale, a mi me pinta todo a puro merchanpop (Warhol estaría parcialmente orgulloso)eficaz (si, Noel, Pearce haciendo de profeta es la elección más divertida jamás pensada) pero entiendo el cabreo de Dylan... Yo diría que más que nada es por Hayden.

En cuanto a Dylan, por fin he visto No Direction Home y es el mejor scorsese que hay... y Dylan cantando ballad of a thin man en vivo bajo gritos de go home es impresionante, veremos que tal le sale a Todd Haynes su última y esperemos que grandiosa heterodoxia.

Merry xmas!

24 de diciembre de 2006, 15:29  
Anonymous Max Renn said...

Pasaba por aquí para desear a todos los presentes unas felices navidades. ;)

25 de diciembre de 2006, 14:15  
Blogger Señor Toldo said...

Pues que tengan todos ustedes unas muy felices fiestas igualmente, amigos y compañeros bloguistas!

25 de diciembre de 2006, 19:21  
Anonymous freddyvoorhees said...

A priori pinta muy interesante, pero esa acusación de que el guión es basura... no sé yo... por cierto, la de Bettie Page su escasa trascendencia no se debe a que era una película para televisión? (al menos me suena haber leído eso en su día...)

Y Felices postnavidades y preaños nuevos!

26 de diciembre de 2006, 18:59  

Publicar un comentario

<< Home