martes, octubre 24, 2006

The Black Dahlia


La última y tremendamente esperada película de Brian De Palma, adaptación de una de las novelas más emblemáticas de James Ellroy, y que le daba la oportunidad para volver una vez más sobre Vertigo –película sobre la que gran parte de su obra puede ser considerada como una tesis en continuo progreso–, empieza y se mantiene con muy bien pie prácticamente hasta sus últimos 20 minutos, donde todo se acelera de forma bastante bochornosa y choca de lleno con lo conseguido anteriormente empañando su recuerdo. Adaptar la brillante prosa de Ellroy todos sabemos que es arduo y complejo, pero los primeros momentos de La Dalia Negra van como la seda con una narración depurada al límite donde todo lo que se cuenta tiene un lugar fundamental en la trama –al estilo de Cronenberg en A History of Violence, cualquier accesorio o digresión están limados y eliminados del montaje final–. Sin embargo, resulta del todo grotesco el acelerado tramo final en el que las explicaciones criminales for dummies se agolpan sin sentido como si de un telefilmesco y formulario episodio de Se ha escrito un crímen se tratara. Solamente se me ocurre como explicación la desidia del guionista encargado de la adaptación, que en un determinado momento parece aburrirse de su trabajo y decidir despacharlo deprisa y corriendo en dos líneas.

Pero bueno, a pesar de que Josh Harnett resulta realmente ridículo en su papel de "tipo duro" con un físico –y una edad– nada apropiados para interpretar a un tío derrotado y de físico castigado como Dwight Bleichert, aún es posible relajarse y disfrutar con algún que otro momento de exquisitez formal, si bien es cierto que muy contados y alejados de los torrentes más manieristas del director. Johansson, Swank, Eckhart, todos dan más o menos bien el pego en sus funcionales papeles, siendo Mia "Exotica" Kirshner una vez más en su carrera la mirada triste que más brilla.

En resumen, un De Palma muy contenido, flojo, casi cotidiano, que choca de pleno con su excesivo, formalista, amanerado, climático, ejemplar y brillante anterior trabajo, Femme Fatalle y que no puede evitar dejar la sensación de oportunidad perdida para adaptar a lo grande una de las mejores novelas negras contemporáneas. Pero no seré yo el que niegue que merezca ser vista y disfrutada en sus virtudes.

9 Comments:

Blogger Gregorio Luri said...

Hay películas que se te van. Tu estás setado ahí, delante de la pantalla, y notas como la película se te va. En algunos casos lo lamentas, en otros lo agradeces. En La Dalia Negra ocurre lo peor: te da igual. Ni la he entendido ni me importa nada no haberla entendido.
Y por cierto, Señor Toldo, la Johansson no va camino de convertirse en una efigie sin misterio?

25 de octubre de 2006, 2:21  
Blogger Alvy Singer said...

Ya está para mi solito la novelita. Paso de la película. Cuarón, Allen y Brick (otra vez!) merecen mas atención.

No estoy para DePalmas flojeras: yo pude ver femme fatale en el cine. Y con la cabeza bien alta.

25 de octubre de 2006, 3:01  
Blogger Gregorio Luri said...

Corrijo mi referencia a la Johansson: ¿No lleva camino de convertirse en una ESFINGE sin misterio?

25 de octubre de 2006, 10:01  
Anonymous Noel said...

Si es que Josh Harnett es el mayor error de cásting del año.

Por cierto, ¿¿alguien se enteró bien del final?? Supongo que esto es lo que pasa cuando le recortas una hora a una película que dura tres.

25 de octubre de 2006, 15:58  
Blogger Señor Toldo said...

Gregorio: Ay, la Johansson... sí que es cierto que puede parecer que últimamente está demasiado sobreexpuesta en la cartelera cotidiana (¡y lo que viene!), pero creo que si algo la diferencia de las cíclicas actrices de moda es la personalidad de los proyectos en los que se involucra, Bay incluido. Pero confiemos en que ella sepa mantener ese misterio en sus interpretaciones.

25 de octubre de 2006, 22:42  
Blogger Señor Toldo said...

Ah y, Noel, yo tiemblo también con otro casting, y es el de The departed Nicholson aparte. A priori me parece con el mismo problema de rostros demasiado jóvenes y cuidados. Veremos.

26 de octubre de 2006, 15:43  
Anonymous freddyvoorhees said...

Decepción brutal, porque yo por ejemplo ni veo salvables a Johansson (horrible), Eckhart (bastante mal, pero mejor que Hartnett) ni Swank (rutinaria y algo excesiva en alguna situación, amen de que no me la creo en ese tipo de personaje). Sólo me gusta Kirshner y como apenas sale... joer, si se supone que la pelicula va de La Dalia Negra lo normal es que su importancia sea fundamental en el relato y no completamente residual. Y ya como se adorna todo con un guión malísimo y superprevisible (lo adiviné todo) y una dirección de De Palma que parece una cerilla condenada a no encenderse nunca y apenas soltar chispas ocasionales... pues muy descontento quedé.

26 de octubre de 2006, 18:52  
Anonymous Max Renn said...

La comenté el otro día en mi blog y sí, también me pareció decepcionante. Salvo el diseño de producción, la elegancia de De Palma y el episodio de la escalera, el resto me parece fallido. No me creo a los actores en esos papeles (excepto Mia Kershner y poco más..), no existe química entre ellos, los personajes no me interesan ni me preocupan, el guión trata de abarcar demasiado para acabar acelerando en una recta final lamentable y ridícula, la atmósfera se vuelve gélida y desapasionada...

Falta fuerza, falta vida, falta convicción, falta credibilidad... Al final dando todo igual porque ya no importa el destino de los personajes ni la confusa resolución del caso.

Sin ser un bodrio, defrauda.

27 de octubre de 2006, 18:04  
Blogger Nüx said...

Sí, decir decepción es poco... Claro que merece ser vista, pero...ppfff... salí del Cine defraudada, muy defraudada...
Como también expuse en mi blog, sí que es un De Palma pero eso no le salva de hacer cine flojillo, aquí lo ha demostrado.
Saludos arcadianos!!

9 de diciembre de 2006, 19:23  

Publicar un comentario

<< Home