sábado, junio 03, 2006

Un lugar tan frío como cualquier otro

Photobucket - Video and Image Hosting
Se dicen muchas cosas sobre el cine español, como sabemos no muy positivas la mayoría, pero pocas veces se suelen tratar sus obras más imprevistas, que se resignan a quedar olvidadas sepultadas por la habitualmente adocenada regurgitación de la industria. No es que Antártida sea una producción underground o tenga la riqueza metalingüística de Zulueta, pero determinadas elecciones formales y el espíritu de la película hacen que sea una experiencia singular.
La primera película de Manuel Huerga, que desde 1995 no ha vuelto a dirigir ficción hasta presentar este año en Cannes Salvador –biografía anarquista donde aparecen juntas las dos actrices españolas más sexualmente deseables– cuenta la típica historia de chica conoce a chico, juntos roban nueve kilos de heroína, huyen de los narcotraficantes que les persiguen y terminan, como en toda road movie que se precie, encontrando el amor, a sí mismos, el deseo de vivir. Un argumento que dos años después repetiría con desternillantes variaciones Juanma Bajo Ulloa en Airbag, la obra maestra del cine gamberro patrio.
Pero no se puede decir que el guión sea el valor fundamental de esta película que, de hecho, parece estar desarrollada a partir de cuatro líneas. Lo importante es la frescura y sensación de "trabajo sobre la marcha" que desprenden sus desbarajustadas imágines. Ignoro si esta fue una elección consciente de Huerga –como es el caso de trabajos de Godard (Un film en train de se faire) o del cielo giratorio de Mercedes Álvarez– o es el resultado de una desastrosa planificación de rodaje y un montaje poco habilidoso, sea como sea para mí es un punto a favor. Otro es la, esta sí, premeditada artifiosidad de todo lo que se narra. La historia deambula por terrenos ampliamente inverosímiles, pero además se usan constantemente trucajes cinematográficos como las transparencias y retroproyecciones con una intención claramente denotativa, un año después de que Oliver Stone llevara a cabo sus collages visuales de Natural Born Killers. A lo que hay que añadir que toda la pista de sonido se encuentra doblada por los propios actores, aunque con notable artificiosidad.
Photobucket - Video and Image Hosting
En cuanto a la estructura narrativa, son habituales las elipsis esquizofrénicas y el uso de flash-backs que nos cuentan el pasado de la protagonista, la hiper-drogada y susurrante Ariadna Gil. Más cosas interesantes: personajes que aparecen y desaparecen de la forma más ad hoc que os podáis imaginar, un tiroteo en el que es imposible entender qué está pasando y donde la situación de cada personaje no coincide con el lugar que ocupaban inmediatamente antes, un par de escenas "de acción" que, ante la falta de medios, se desarrollan fuera de plano al más puro estilo uwebollesco y, no podían faltar, un buen número de frases estúpidas cuya única explicación tiene que ser la burla y parodia del género al estilo Kiss Kiss Bang Bang. En muy mala posición situaría a la película pretender defender su seriedad, sobre todo después del extravagante final "lleno de equívocos".
Plus extra: el inefable Francis Lorenzo hace un papel secundario como inspector corrupto en el que demuestra todo su repertorio de dotes actorales insuflando una impenetrable rudeza a su mirada, una expresión sólida digna del mismo Al Pacino y una presencia y fisicidad delante de la cámara solamente comparable a los seductoramente agrietados labios de Ariadna Gil. Una mutación actoral que seguramente sirvió de referente para los Resines y Coronado de La caja 507, otro thriller nacional que alguna vez (juas) merecerá aquí un análisis mucho menos favorable que el del último número de Letras de Cine.
Qué más puedo decir para que se animen a darle una oportunidad a esta rareza española de los noventa que impregna todos sus resquicios con la música de John Cale y se viste con fotografía del gran Aguirresarobe. Bueno, que por si no se había notado a lo largo del post, Ariadna Gil me gusta mucho y está estupenda demostrando lo de maravilla que se le da hacer de yonqui decadente. Pues eso.
Photobucket - Video and Image Hosting

1 Comments:

Blogger Alvy Singer said...

Pues tomo nota que no he visto los pases de La 2 del film por falta de interés.

¡Un saludo!

4 de junio de 2006, 21:37  

Publicar un comentario

<< Home