lunes, mayo 01, 2006

/b/idania

En 1964 la pequeña localidad guipuzcoana de Bidania se fusionó con su aldea vecina, Goyaz, para dar lugar a un municipio que fuera unión de ambos y se comiera el kilómetro escaso que los separaba. El nuevo pueblo se llamó Bidegoyan (Bidegoian) como claro acrónimo de los dos nombres anteriores, pero también como consecuencia de su enclave tras el puerto entre Tolosa y Azpeitia, significando en euskera "en lo alto del camino".

En 2006 la gran formación guipuzcoana La Buena Vida publica su séptimo album, Vidania, siguiendo su estilo de pop natural, suave, cotidiano, también en lo alto de un camino, siguiendo la llanura marcada por Álbum hace tres años tras los picos –de su carrera y del pop español– de Soidemersol y Hallelujah. Irantzu susurra con aroma a cannabis, la claridad de las letras hace que calen hondo inmediatamente, los estados de ánimo se pasean por nuestra ensoñación y van desde la dulce amargura de unas Calles y avenidas empapadas de lluvia salada hasta el desbordado romanticismo reposado de La mitad de nuestras vidas... Vale que puede no ser un disco perfecto, tener tropiezos ridículos como los de tender la ropa y algunas letras ser más flojas, pero la cantidad de grandes temas es generosa, la voz de Irantzu tan fantástica y evocadora como siempre y el buen gusto en la elección del nombre del disco –¿quién no se enamoraría de una chica llamada así?– y su portada hacen que entre ya en el grupo de lo mejor del año. No casualmente haciendo compañía a Belle & Sebastian.

7 Comments:

Blogger KesheR said...

Me da pereza escucharlo, además estoy devorando cualquier cosa que pase por Benicassim.

2 de mayo de 2006, 13:33  
Blogger KesheR said...

te he molestado sexualmente en tu correo!!

3 de mayo de 2006, 21:32  
Blogger KesheR said...

Mi comentario sobre L'intrus:

------------------------------

Coge una película cualquiera, de corte dramático y en la que pasen muchas cosas. Ejemplos: "Broken Flowers", "Una historia verdadera", "Una historia de violencia". Bien, ahora escojamos una y empecemos a recortar trozos de película, pero no las escenas más intrascedentes o ambientales, sino aquellas decisivas para comprender el argumento.

Claire Denis habla de su manera de escribir guiones: "En general, tenemos un primer borrador fluido, sin grietas en la exposición, y entonces siento que no suena musical o interesante para mí. En este punto empiezo a cortar cosas, porque creo que es importante cortar antes incluso de entrar a la sala de edición, es importante cortar ya en el guión. Quizá me equivoco, pero lo hago porque de alguna manera me parece más peligroso".

Pues eso es "L'intrus". Pero dejad que me explique.

No estoy en contra de esta forma de hacer cine. Me encantan los acertijos que te proponen ciertas películas de David Lynch, o "Persona" de Bergman, o en un terreno más fácil algunas de Charlie Kaufman. Sus guiones plantan ciertas semillas a partir de las cuales puedes obtener el argumento completo, si lo piensas lo bastante y pones mucho de tu parte. En ciertas ocasiones ni siquiera responden a un argumento coherente o elaborado, solamente desarrollan una serie de ideas que estética y temáticamente conforman una unidad (como "Cabeza borradora" de Lynch o "Waking Life" de Linklater).

Lo que diferencia a esas magistrales películas de esta nimiedad llamada "L'intrus" es que ésta no posee ninguna fuerza visual, narrativa, temática... que justifique su confuso guión. Mientras que en "Carretera Perdida" de Lynch puedes ser abducido por sus enfermizas imágenes aunque no comprendas absolutamente nada de lo que estás viendo, "L'intrus" tiene una factura absolutamente corriente y nada especial. Los hechos que 'relata' (una vez leída la sinopsis, claro, porque durante el visionado es difícil entender qué está pasando) son de lo más corrientes, un drama al uso. Todo esto provoca un ABURRIMIENTO general que se mezcla con tu confusión creando una mezcla explosiva.

Cada vez tengo menos de gafapasta, está claro.

4 de mayo de 2006, 1:11  
Anonymous Max Renn said...

Mr. Toldo, yo creo que esto le va a gustar: http://dadanoias.blogspot.com/2006/05/jean-seberg.html

¡Que lo disfrute! ;)

5 de mayo de 2006, 13:13  
Blogger Señor Toldo said...

Muchas gracias, Max!! Ha sido toda una delicia para mis ojos, en efecto ;)

KesheR, prometo una réplica sobre L'intrus en forma de post. Yo sí que veo una gran fuerza en las imágenes de Denis.

5 de mayo de 2006, 19:01  
Blogger KesheR said...

Con Calvaire has acertado, éste ha sido mi comentario:

-------------------

Al ver esta película uno debe inevitablemente referirse a "Misery" o a "Giro al infierno", tanto temática como estéticamente. Una persona corriente llega de casualidad a un lugar apartado de la civilización, habitado por gente de lo más extraña... y peligrosa. La película por tanto no se desenvuelve por terrenos novedosos, pero no por ello es menos interesante.

Desde el primer minuto se respira una atmósfera malsana, opresiva, inquietante. A lo largo de la película se suceden las escenas surrealistas, morbosas, incluso lynchianas. No importa aquí tanto la violencia física (que termina llegando) sino la mentalidad enfermiza de los personajes que deambulan sin rumbo por la historia.

Merece mucho la pena comprobar cómo se puede hacer una película de terror con un cantante de canciones de amor para la tercera edad, un posadero que antiguamente fue humorista y un chico que busca desesperadamente a su perra perdida.

------------------

8 de mayo de 2006, 2:49  
Blogger KesheR said...

Ah, y por cierto, he traducido los subtítulos, están en Subdivx y en Divxclásico

8 de mayo de 2006, 2:50  

Publicar un comentario

<< Home