domingo, diciembre 31, 2006

Aquello de las listas [2006]

Tengo que reconocer que la tradicional tarea navideña de recopilación de lo visto a lo largo del año y su organización jerárquica según sus cualidades, importancia artística, nivel de pregnancia mental o, en definitiva, el gusto personal de cada uno, me ha resultado bastante complicada en esta ocasión por el importante número de grandes películas que he encontrado en 2006. Y eso teniendo en cuenta solamente lo estrenado en España entre el 1 de enero y el 31 de diciembre, porque en términos globales este 2006 ha dejado obras de grandísima importancia y proyección de futuro para listas con lo mejor de la década, que o bien tardaremos aún bastante en ver estrenadas por aquí o nunca lo harán y será necesario recurrir a los métodos alternativos y ecológicos para poder verlas.

Antes de comenzar con mi personal Top 15 considero necesario hacer una mención a la producción cinematográfica española de este año. Resulta curioso cómo un balance anual dominado por la mayoritariamente aceptada y reconocida pobreza artística de grandes aventuras históricas y presupuestarias como Alatriste, Tirant Lo Blanc o Los Borgia puede llegar a ocultar el que en realidad ha podido ser uno de los mejores años de nuestra cinematografía reciente. Ahí está la última obra de Almodóvar, que con Volver ha recuperado su carrera artística tras el bache de La mala educación y, no solo ha sacado la mejor interpretación posible de Penélope Cruz, sino que la ha elevado a icono nacional y fílmico. Pero no nos quedemos con el consagrado manchego, lo más importante, rompedor y estimulante del año ha venido de la mano de directores jóvenes, primerizos y, en mayor o menor medida, practicantes de un cine personal basado en sólidas apuestas estéticas que les sitúan por encima de los tan manidos y recurridos lugares comunes –temáticos y formales– de una cinematografía siempre cuestionada: Javier Rebollo con Lo que sé de Lola, Cesc Gay con Ficció, Roger Gual con Remake, Albert Serra con Honor de cavalleria, Daniel Sánchez Arévalo con AzulOscuroCasiNegro y Koldo Serra con Bosque de sombras son impecables muestras llenas de talento de lo que puede dar de sí nuestro cine. Además, se me han quedado sin ver otras tan prometedoras como La leyenda del tiempo de Isaki Lacuesta, El ciclo Dreyer de Álvaro del Amo o The Birthday de Eugenio Mira, y dentro de nada llegará lo nuevo de Felipe Vega y Nacho Vigalondo. Un panorama inmejorable, y una gran oportunidad para que el público recuperara la confianza en el cine nacional... si fuera a verlo, claro.

Ahora, sin más dilación, mis películas de 2006:

15 · Borat (Larry Charles, 2006) — Perfecto y rentable salto al cine del fantástico personaje televisivo creado por Sacha Baron Cohen y toda una demostración de su inagotable talento satírico con la combinación perfecta entre la sal gorda como piedras y la surrealista ironía montyphytonesca.

14 · Domino (Tony Scott, 2005) — Tripi audiovisual made in Tony Scott que aglutina, remueve, bate y aclara toda su esquizofrénica saturación en la presentación del cine de acción del siglo XXI, basado en la forma excesiva sobre el contenido mínimo y las imágenes hiper-gratuitas –¡esa lap-dance!–, la máxima expresión de las constantes mayoritarias en el cine comercial de hoy en día presentadas como un exagerado y delicioso manierismo.

13 · Good night and good luck (George Clooney, 2005) — Caso contrario al anterior. Aquí Clooney sigue a rajatabla la mayor austeridad formal y argumental que le es posible para retratar a Murrow de la forma más clara y directa, más que en el personaje interesado en un discurso del pasado que, desgraciadamente con toda la razón, no duda en aplicar al presente.

12 · Remake (Roger Gual, 2006) — La segunda película de Gual no decepciona, sino que incluso por afinidades temáticas para mí supera claramente a aquella sorprendente Smoking Room. En la línea de La vie des morts de Desplechin, Remake habla de un retiro a una casa de campo y reencuentro entre un viejo grupo de amigos, soñadores ya desengañados y atemperados por el paso del tiempo, y sus respectivos hijos para hablar de las fricciones entre pasado, presente y futuro comunes. Se suma un elemento externo, representado por Marta Etura –en la de Desplechin por Emmanuelle Devos–, que también intentará comprender el universo cerrado del grupo-familia no sin pocas dificultades.

11 · Pride and Prejudice (Joe Wright, 2005) — Una más que impecable adaptación de la ejemplar novela decimonónica de Jane Austen, más que por las acertadas interpretaciones de su casting por el derroche formal que demuestra Wright dando un grandísimo ritmo y dinamismo al relato llenándolo de travellings y planos secuencia, y una composición excelente con un ojo puesto en las pinturas de Friedrich y otro en Ozu.

10 · Brick (Rian Johnson, 2005) — Otro delicioso trabajo de impecabilidad formal y reinterpretación literaria. Plenamente consciente de su herencia post-Donnie Darko y post-Miller's Crossing, Brick es un fascinante film noir postmoderno en clave teen que no necesita caer en chistes fáciles o desviaciones del modelo para dar rienda suelta a su necesaria ironía.

09 · Ficció (Cesc Gay, 2006) — Inmejorable vuelta de Cesc Gay, con una historia de amor intimista, silenciosa y sugerida en los espacios abiertos de la Cerdanya –en contraste con la Barcelona burguesa y de diseño de En la ciudad– y las letras de Nick Cave filtrándose entre la brisa del conjunto.

08 · Running Scared (Wayne Kramer, 2006) — No es que se trate sin lugar a dudas del mejor thriller post-tarantino, sino que además funciona como un siniestro y oscuro cuento de hadas camuflado en una idea argumental encerrada en una sola noche de frenética carrera y rocambolescos movimientos de cámara que vienen a suplir con sobresaliente las carencias que nos dejó Brian De Palma en su decepcionante adaptación de la Black Dahlia.

07 · Caché (Michael Haneke, 2005) — El nuevo juguete metanarrativo de Haneke funcionaba en distintos planos: el terror y la angustia durante su primera visión y el disfrute con el desgrane intelectual durante las sucesivas vueltas a una película que habla de la necesidad de aceptar nuestras responsabilidades, lo traslada a la hipocresía e indiferencia de la sociedad occidental con el mundo que contribuye a crear, pasa por la desintegración de la unidad familiar y termina reflexionando sobre la naturaleza del cine y la influencia de la representación sobre el objeto. Casi nada.

06 · Grizzly Man (Werner Herzog, 2005) — En la misma línea va el falso falsodocumental de Werner Herzog sobre la vida de Timothy Treadwell. No es solamente la característica relación del hombre con la naturaleza lo que interesa al director, sino también los cambios de actitud que experimentamos ante el enfoque de una cámara, por dos vías: las distintas tomas que hacía Treadwell de sus vídeos y el material que grabó el propio Herzog de su familia, amigos y forense.

05 · Lo que sé de Lola (Javier Rebollo, 2006) — La mayor sorpresa que tuve en el Festival de San Sebastián de este año estuvo en la opera prima del cortometrajista Javier Rebollo, una apuesta por el estilo formal bressoniano y las citas explícitas a Godard, Antonioni y Haneke para contar una historia de amor y soledad en un París inédito y nada postalista.

04 · Munich (Steven Spielberg, 2005) — Al final Spielberg ha conseguido una de sus mejores y más maduras obras combinando su nueva etapa de florituras visuales –ya practicadas en sus buenas películas de esta década, es decir, AI, Minority Report y War of the Worlds– con un mayor compromiso político. Fantásticas set-pieces y un impecable trabajo de ambientación, no sólo de dirección artística, sino a nivel de cámara, dirección y fotografía, que lamentablemente quedan empañadas por un absurdo, ridículo y sonrojante montaje paralelo final que solo aspira a medio redimirse en el último plano del film.

03 · Tropical Malady (Apichatpong Weerasethakul, 2004) — El (pen)último salto narrativo del Apicha consiguió colarse en alguna sala de Madrid y Barcelona con su sequedad narrativa y un fascinante díptico sobre la naturaleza destructiva y vampírica del amor. Una primera parte que deberían ver todos aquellos que vieron con gusto la falsa y reaccionaria Brokeback Mountain y una segunda que trasciende la narrativa convencional para transformarse en una experiencia audiovisual entre lo mítico y lo lisérgico.

02 · Children of Men (Alfonso Cuarón, 2006) — Impresionate tour de force distópico, apocalíptico y, en última instancia, de huída sin marcha atrás el que se marca Cuarón en lo que a niveles de percepción y memoria parecería un frenético plano secuencia continuo de 100 minutos. Hay tiempo para todo, para media docena de las secuencias más angustiantes e impactantes del año, un ritmo frenético sin momentos de respiro, un shock en el espectador a la altura del de los primeros espectadores de Psycho, unos incuestionables efectos digitales y hasta una reinvención de las manidas persecuciones automovilísticas. Imprescindible a todos los niveles.

01 · The New World (Terrence Malick, 2005) — Es difícil encontrar palabras para explicar una experiencia sensorial y metafísica como la visión de la última película de Terrence Malick, que podría venir ayudada por la firma del propio Kubrick desde ultratumba. La perfecta conjunción de elementos sonoros, ambientales, formales y de montaje se queda corta para esta historia de amor de la que se ha servido para contar la Historia de la humanidad y cantar a una naturaleza paradisiaca a la que ve imposible volver sin pagar peaje.

Y eso es todo, amigos. Sin olvidar que se han podido ver en pantalla grande sendas obras maestrísimas como Vivre sa vie o La chinoise, no tengo ningún reparo en decir que este ha sido un gran año para el cine.

Luego, si tengo tiempo, pongo fotitos y postalitas para que quede más apañado el asunto. Les deseo muy feliz año nuevo a todos!!

7 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Maldición, no he visto la número 1... Intentaré hacerlo cuanto antes. Con todo lo demás estoy muy de acuerdo (bueno, menos con "Good Night, and Good Luck", que para mí no pasa de lo simplemente correcto).

¡Feliz año!

¡Y viva "Running Scared!

31 de diciembre de 2006, 16:58  
Anonymous Noel said...

El anónimo era yo, que últimamente se me olvida acreditarme cuando voy a comentar.

31 de diciembre de 2006, 16:59  
Anonymous Max Renn said...

Para resumir te diré en lo que estoy de acuerdo y en lo que no, jeje.

Estoy de acuerdo:

- Munich (para mí, una obra maestra y la mejor película -de las que he visto- del año)
- Hijos de los hombres (hiperrealismo distópico de factura impecable y sensaciones siempre angustiosas)
- Grizzly Man (impresionante documento acerca de la relación del hombre con el entorno salvaje y su performance ante las cámaras)
- Buenas noches y buena suerte (efectiva reflexión acerca de los medios que brilla tanto en su austera realización como en su personaje estrella interpretado magníficamente por Strathairn)

No estoy de acuerdo:

- El nuevo mundo (aunque reconozco su fuerza visual, creo que Malick resulta demasiado extremista y deja en un MUY segundo plano a los personajes y la propia historia, sacrificándolos en beneficio de una experiencia sensorial que a mí se me hizo más que cansina)
- Caché (la brutal frialdad y el parsimonioso ritmo me distanciaron de la película hasta provocarme la indiferencia)
- Running Scared (uf, no resistí más de 15 minutos a esta sucesión de histéricos excesos estilísticos y narrativos...)
- Brick (interesante traslación y actualización de los cánones del género negro que resulta tan curiosa como retorcida y confusa, siendo una película buena... a secas)

Las otras no las he visto.

Echo a faltar, eso sí, United 93, que no sé si al final viste.
Entre lo mejor del año también estaría, desde mi punto de vista, Infiltrados, V de Vendetta, Manderlay o De latir mi corazón se ha pasado.

¡Feliz año a todos! ;)

31 de diciembre de 2006, 17:40  
Anonymous Alvy Singer said...

Yo también asiento y por las que no (running scared, tropical malady, rebollo) es por no haberlas visto más que nada.

Me alegra ver ahí la MARAVILLOSA brick una película que hemos entendido de la misma manera ;) algo que me pone contento de sobremanera.

Happy new year y tal.

31 de diciembre de 2006, 19:03  
Anonymous Max Renn said...

Por cierto, he visto "Irma Vep", de Assayas. Conclusiones: 1) me he enamorado de Maggie Cheung; 2) me ha parecido una GRAN película sobre los entresijos del mundo del cine, permitiéndose (auto)criticar, con gracia, la cinematografía francesa; y 3) ahora comprendo un poco mejor "Demonlover".

Ahora sí me voy ya. ;)

31 de diciembre de 2006, 19:10  
Anonymous sazmann said...

Totalmente de acuerdo contigo en la grandeza de "El nuevo mundo", sin duda mi preferida del curso.

De las que he visto de tu lista destacaria mucho a "Caché", a "Grizzly man" y "Munich". En cambio "Domino" y "Buenas noches y buena suerte" no me gustaron tanto. Aqui destacaria las sorpresas de "AzulOscuroCasiNegro" y "Honor de cavalleria".
Saludos!

3 de enero de 2007, 20:01  
Blogger Borja said...

Muy de acuerdo en muchas, sobre todo "El Nuevo Mundo". Me alegra ver a "Domino" por ahí! Y me lamento de no haber tenido la oportunidad de ver algunas de esas pelis españolas, no se dejaron caer por mi ciudad (o no me enteré). Discrepo creo que sólo en "Brick", la idea no es mala pero no le veo ningún mérito fuera de eso.

8 de enero de 2007, 22:06  

Publicar un comentario

<< Home