domingo, marzo 26, 2006

Snakes on a Plane

Olvídense de superhéroes moñas en calzoncillos, piratas estruendosos, terroristas anarquistas de aura heróica, sirenas inquietantes, agentes secretos cienciólogos y adaptaciones de best-seller de mercadillo, la película estrella de este verano tiene dos elementos clave: avión y serpientes.


El argumento de este inminente fenómeno mediático, que seguramente podría ser promocionado por un publicista bebido como "Roger Ebert: 'really delirantoso!'", es el siguiente: Dos agentes del FBI escoltan durante un viaje en avión a un importante testigo de un proceso judicial contra la Mafia. ¡¡Pero alguien suelta cientos de serpientes venenosas dentro del avión en pleno vuelo!!

Por si alguno de vosotros no tenía suficiente con 1) el título, 2) el poster 3) el argumento 4) ¡el título! para desear ver cuanto antes esta película –¡pues sí que necesitáis que os arrastren al cine, caramba!–, tranquilos que hay más. El mismísimo Samuel L. Jackson es el protagonista absoluto de la función. ¿Qué qué hace en esta película? Si L. Jackson ha decidido participar... ¿entonces podemos esperar contra todo pronóstico un contenido más o menos digno dentro de este disparatado proyecto? ¡No! ¡Porque firmó el contrato sin leer el guión! Solamente con ver el jodidamente irresistible título ya tuvo suficiente para saber que quería formar parte de esto, sin duda un indescifrable proceso mental similar al de aquellos a los que nos asaltó la necesidad de verla cuando lo leímos por primera vez. Y es que esto del título no es algo insignificante. Cuando la productora decidió sustituirlo por un insulso Pacific Air Flight 121 Jackson amenazó con sacar el Jules que lleva dentro y se dio marcha atrás de inmediato.


Ya simplemente acojona ver fotos promocionales como las de arriba, ¿eh? El director sobre el que cae el peso de no desaprovechar tan valioso guión es David R. Ellis. Da igual que no sepáis quién es, seguramente ni al mismo cast le importara, pero para situar aún más el nivel de la producción diremos que se mueve en una horquilla que va desde rozar el bodrio con Final Destination 2 hasta sobrepasarlo con Cellular.
Y es que los responsables de este proyecto, seguramente una aguda y profunda reflexión sobre el pánico aéreo post-traumático que sufre la sociedad occidental tras el 11-S, parece que quieren hacerlo a lo grande. Después de tenerlo todo ya medio terminado, New Line ha decidido volver al estudio y rodar nuevas secuencias para que la película pase de no ser recomendada para menores de 13 años a conseguir una calificación R, es decir, no recomendada para menores de 17. Y esa receta mágica la van a conseguir añadiendo deliberadamente más muertes, sangre, desnudos femeninos, tacos y, por supuesto, serpientes. Incluyendo una nueva fantástica frase para Samuel L. Jackson, destinada a figurar en todas las antologías de citas cinematográficas del s.XXI: "I want these motherfucking snakes off the motherfucking plane!"

No es la única iniciativa revolucionaria de estos avezados productores. Fijando la vista en el mercado europeo han decidido que su película sirva como la plataforma de lanzamiento dentro de Hollywood de una de las actrices punteras del continente. Se trata de nuestra querida Elsa Pataky, que seguramente demostrará su destreza y grandes dotes interpretativas en un papel que en apariencia puede resultar anecdótico pero que seguro que con su presencia alcanza gran relevancia, el de "passenger". Fijaos que ni siquiera lleva el típico #2 ni nada, ¡algo querrá decir, digo yo!
Como última demostración de lo vanguardista de todo lo que rodea a Snakes on a Plane (SoaP en su forma abreviada... ¿por qué tiene que ser todo tan tronchante?), la productora ha convocado a través de internet un concurso para que cualquiera mande música y así elegir la que será la banda sonora de la película. Los resultados de esta iniciativa pueden ser del todo imprevisibles, sobre todo teniendo en cuenta el cachondeito general que gira en toda la red en torno al proyecto... con brillantes resultados, como este fan-poster que nada tiene que envidiar al oficial:


Con todo este despliegue de medios y ante el imprevisto de añadir más sangre, tetas y serpientes de última hora, no es de extrañar que haya quedado poco presupuesto para labores de promoción. Sinceramente, como si a estas alturas les hiciera falta. No obstante, tenemos las que serán sin duda alguna las camisetas del verano:



Ante estas impresionantas evidencias, poco más se puede decir. Solamente que esperaremos gustosos el incierto estreno en nuestro país de esta demencia, y ansiosos la primera posibilidad de acceder a sus imágenes para refrescar alguna achicharrante noche de agosto combinando abundante alcohol con su memorable visionado.

2 Comments:

Anonymous Noel said...

Los títulos de todas las películas deberían ser un resumen de su trama.

- "Doom" = "¡Hostiones en el espacio!".

- "V de Vendetta" = "¡Natalie Portman rapada!".

- "Inmersión letal" = "¡Bikinis y tesoros!".

- "2 Fast 2 Furious" = "¡Bikinis y tuning!".

- "The Fast and the Furious": Tokyo Drift": = "¡Bikinis y tuning! ¡En Japón!"

- "El caso Slevin" = "¡Sale Bruce!".

27 de marzo de 2006, 20:36  
Blogger Borja said...

Es que aunque sea mala NO puede ser mala! Creo que voy a pedirme la camiseta ya mismo...

El título de la secuela ya circula: "Planes on a snake"

21 de abril de 2006, 12:34  

Publicar un comentario

<< Home