domingo, abril 23, 2006

French Cinema

Tres claves de la superioridad de la concepción francesa del cine contemporáneo.

Image hosting by Photobucket
NARRACIÓN
Ils se marièrent et eurent beaucoup d'enfants · Yvan Attal, 2004
El mismo año que Arnaud Desplechin terminaba su fundamental Rois et reine, el conocido actor Yvan Attal también se enfrenta con fortuna a los mecanismos de la narración dentro del cine moderno con su segunda película como director. Si Desplechin funde entre sí los extremos del drama y la comedia con una envidiable soltura narrativa y de cámara, Attal opta por la inagotable historia de amor en pareja desde una óptica en constante movimiento que elude la certeza de autobiografía –está escrita y protagonizada por él mismo, junto a su también mujer en la vida real, la intensa Charlotte Gainsbourg– o ficción, historia particular o retrato universal. El recurso a la fragmentación narrativa, temporal y espacial, la irrupción de ficciones adicionales –visiones imaginarias o deseadas–, la alternancia entre largos diálogos y momentos silenciosos de reposo y el gusto por una imagen cuidad y dinámica son otros de los puntos de contacto con la obra magna de Desplechin y piezas fundamentales para la resurrección de la narrativa clásica sin atavismos que la opriman. Y, por supuesto, igual de fundamental es el uso de la música. En Rois et reine las melodías de La vie en rose y Moon River se teñían de una extraña alegría amarga producto de la melancolía; para su película, Attal recupera mitos musicales de la Velvet, Lou Reed y Radiohead para dar voz y significado a la atmósfera de las imágenes. También cabe reseñar el humanista acercamiento de ambos directores-guionistas a las tres relaciones humanas sentimentales básicas –pareja, amigos y padres/hijos– en sus respectivas películas, algo que también puede orientar el camino que debe seguir la figura del narrador, el marcado por la realidad más cotidiana.

Image hosting by Photobucket
GÉNERO
Calvaire · Fabrice Du Welz, 2004
Un año después de la vertiginosa explosión formal que supone Haute Tension de Alexandre Aja, el cine de terror francés brinda una vuelta de tuerca en sentido contrario con Calvaire, la típica película que se cuela en Sitges para aburrimiento de muchos y elevación del nivel del festival para otros. Como Aja, Du Welz también demuestra un notable manejo del manierismo formal, pero donde verdaderamente destaca su película es en su contención absoluta de la acción en favor de la creación de una atmósfera tan malsana como inquietante. La violencia física no aparece salvo en contados y duros momentos, lo que resulta verdaderamente aterrador es la violencia respirada en el aire y propiciada tanto por los acontecimientos como por la fría naturalidad con la que actúan tanto los habitantes de la Francia profunda que nos presenta la película como el director con su indiferente presentación de los hechos como el inevitable curso de lo que va a suceder.

Image hosting by Photobucket
ARTE
Les amants réguliers · Philippe Garrel, 2005
Junto a Claire Denis, puede que Philippe Garrel sea el actual mayor exponente del cine de autor francés. Para seguir con la misma estrcutura de paralelismos que en los ejemplos anteriores, en 2004 la gran dama francesa llegaba con L'intrus a su más acertada hasta el momento expresión de la nueva narrativa "en archipiélago" que permite que las películas sean irremediablemente entendidas como un conjunto difuso del que se pueden desprender pedazos con tanta facilidad como añadirse elementos propios imaginados por el espectador. Mucho se puede hablar de L'intrus, así que quizás sea mejor dejarlo para otro post. Lo importante es que Garrel, otro experimentador cinematográfico total –si no se lo creen vean Le révélateur, por ejemplo– ha decidido con su homenaje al mayo del 68 francés echar la vista atrás y emplear muchas de las constantes formales de la nouvelle vague que, por su parte, ya se encargó de renovar el cine en los años 60. Les amants réguliers se configura como el complemento ideal para la estupenda The dreamers de Bertolucci, película que, aparte de descubrirnos a Eva Green –motivo por el que ya merecería tener un hueco en la Historia del Cine– terminaba con la explosión revolucionaria de sus jóvenes protagonistas en las calles de París.
Ese es el momento en el que empieza el largometraje –más de tres horas– de Garrel y, como si de un reverso simétrico de la anterior se tratara, termina centrando más su atención en la vida de unos cuantos jóvenes tras la decepción revolucionaria que no llegó a consumarse. Estos buscadores de playas debajo de los adoquines se juntarán en un enorme piso burgués para lamentarse por el fracaso revolucionario, leer, fumar, charlar, bailar, consumir opio y amar. La revolución sexual del film de Bertolucci se torna aquí en la cotidiana revolución de todo amor que nace, como el que viven Louis Garrel –hijo del director y que también salía en The dreamers– y la adorable Clotilde Hesme, retratada sin descanso de frente y de perfil por la cámara de Garrel. Lo que puede resultar la mayor pega de la película, el seco distanciamiento formal del director y su no implicación con los acontecimientos, resulta uno de sus grandes aciertos cuando cumple como observador documental de las confrontaciones callejeras y cuando ya en el terreno intimista una gran emoción embarga a las antes frías imágenes gracias a la evocadora música de Jean-Claude Vannier.

5 Comments:

Blogger KesheR said...

Me voy a leer todo esto con mucha calma. Llevo tiempo intentando descubrir una película que me sacuda, revolucionaria.

Aparte, que cada vez escribes mejor, mamonaso.

Nuevos grupos confirmados en el Fib, ¿¿¿QUE VA A SER DE NOSOTROS, SEÑOR TOLDO??? HAY VACUNAS CONTRA EL SÍNDROME DE STENDHAL??

23 de abril de 2006, 23:11  
Anonymous Max Renn (ex Agente Cooper) said...

"Calvaire" me atrae muchísimo tras que leí la reseña de un blog (http://elprincipio.blogspot.com/2006/03/midnight-xtreme-calvaire-2004-de.html). Tus palabras y mi gusto por esta clase de cine me hacen refrendar mis ganas por verla.
¿Te la ha traído la mula en sus alforjas, Mr. Toldo?


(por cierto, llámeme ignorante, pero... ¿por qué se llama Mr. Toldo?)

24 de abril de 2006, 2:31  
Blogger romanbike said...

Una de las cosas que me sorprendió cuando fui a Francia fue ver que en sus cines más de la mitad de las películas proyectadas eran francesas, y de calidad.

Sau2 y encantado de encontrarte.

25 de abril de 2006, 14:10  
Blogger Señor Toldo said...

KesheR: La verdad es que el último día del fib parece especialmente diseñado para acabar con los que hayamos sobrevivido a los anteriores!

Max: Me ha parecido una crítica muy acertada, describe bien las claves principales de la película. La versión que ha pastado mi mula es la txxz, que se ve muy bien y tiene subtítulos en inglés en extratitles. Por si sirve de orientación ;)

Me temo que el motivo de mi nick no responde a ningún proceso racional y es del todo azaroso. La gente no termina de creérselo, pero es así (a mí me suena bien).

Romanbike: Encantado de tenerle también por aquí. Sepa que su blog queda apuntado, tiene muy buena pinta.

25 de abril de 2006, 21:24  
Blogger javier said...

Bonjour les amis je suis un étranger en visite pages dans une autre langue, essayer de comprendre leur langue, mais ça coûte trop cher et c'est la raison pour laquelle nous vous invitons à mon blog qui est certainement très intéressant et aussi une traduction pour votre langue, je le faire par le biais d'un logiciel Assurez-vous que votre site est également très bon, je vous remercie beaucoup maintenant.

http://lomascodiciadodelplaneta.blogspot.com

27 de junio de 2009, 1:43  

Publicar un comentario

<< Home