jueves, octubre 06, 2005

Zinemaldia 2005 IV

Para terminar ya con el ladrillo de Donostia 2005, ahora sí que sí, lo mejor que se pudo ver en el festival:

Non Fiction

De todos los documentales que se pudieron ver, dos tenían algo en común: la defensa, apología si se quiere, de la libertad de expresión.


· Por una parte, Inside Deep Throat de Fento Bailey y Randy Barbato se centra en la explosión de la libertad sexual cinematografiada gracias al inesperado éxito de público de la considerada la película más rentable de todos los tiempos, Deep Trhoat, profundo drama cercano al neorrealismo que narra la frustrante historia de una mujer que tiene el clítoris al fondo de la garganta. Esta historia tan humana atrajo a una cantidad de público a las salas que prácticamente no se volvería a reunir hasta Titanic -aunque no necesariamente ese mismo público-. Montado con ritmo y dedicación periodística, el documental nos da una buena idea de la época de los movimientos para la liberación sexual, la igualdad de derechos y los valores contraculturales y los mecanismos que trató de poner en marcha el Estado para acabar con todo ello.


· De la censura en el pasado reciente, a la practicada en el presente inmediato. La grandísima humorista italiana Sabina Guzzanti denuncia en su documental ¡Viva Zapatero! las bochornosas prácticas que lleva a cabo Berlusconi para manejar a su antojo todos los principales medios de comunicación italianos. Fue la proyección que mayores carcajadas, ataques de indignación y aplausos finales ocasionó entre la prensa. Y no es para menos, pues ante esta clase de práctica todos deberíamos estar unidos, algo que no parecen pensar los periodistas italianos, centrados en desacreditar a la actriz.

Fiction


· Woody Allen regresa a San Sebastián y, afortunadamente para todos nosotros, con una propuesta muchísimo más atractiva que su desastrosa Melinda y Melinda del año pasado. Volviendo a confirmar una vez más el estado actual de su carrera fílmica, entendida como forma de vida para él, con Match Point ha realizado un delicioso divertimento a la Highsmith, una ansiada búsqueda del crímen perfecto más, una superficial clase burguesa que carece de principios ajenos a lo monetario y la llamada del asesinato como irremediable solución final. Todo bajo una mirada puramente alleniana y un adecuado reparto. Mis babeos acerca del cuerpo de Scarlett Johansson se dan por sobreentendidos, pero no vean lo que pone escuchar su prrrrrrrofunda voz con acento americano entre toda la retórica ampulosamente británica de la película.


· Bill Murray es un actor que había nacido para trabajar con Jim Jarmusch, así que era cuestión de tiempo que el grandísimo director norteamericano escribiera un guión para el absoluto lucimiento de Steve Zissou, sobre todo después de los desopilantes resultados de su participación en esa joyita que es Coffee and Cigarettes. Broken Flowers es una maravilla que podría ser fácilmente enmarcable entre lo mejor de Jarmusch, si no fuera porque esa categoría incluiría toda su jodida obra. No voy a decir más que aparte de flipar con Murray, la dirección de Jarmusch y el desfile de caras conocidas -Julie Delpy, Sharon Stone, Jessica Lange, Chloë Sevigny- y la fotografía de Frederick Elmes, no podéis perderos la que probablemente sea una de las bandas sonoras del año, la compuesta por las canciones de Mulatu Astatke.


· Normalmente el público español tiene una idea equivocada sobre el cine argentino, que quizás sea lo que le haga acudir en masa a los estrenos de los últimos Campanellas, Darines y No sos vos soy yoes... pero el verdadero buen cine argentino tiene precisamente todas las características opuestas. Juan Villegas -a quien a veces se puede leer en la interesantísima revista electrónica de crítica cinematográfica El Amante- se asemeja al mejor Aristarain -o sea, el de Un lugar en el mundo- por su capacidad para retratar de una forma tan absolutamente entregada y sincera las miserias y alegrías anodinas diarias de nuestra vida. Hablo de Los suicidas, una pequeña joyita que hace pensar mientras la ves que la cantidad de basura tragada previamente siempre merece la pena. Si es que alguna vez se ve justamente recompensada con su estreno en nuestras pantallas, no se la pierdan.


· Hasta ahora Miranda July había participado junto a Paul Auster en la escritura del guión de una película de Wayne Wang, The center of the world, había rodado dos pares de cortometrajes que triunfaron proyectados en museos como el MoMa o el Guggenheim y había realizado toda una serie de performances multimedia. Ahora Miranda July ingresa con letras de oro en el nutrido grupo de new americans, renovadores del cine norteamericano contemporáneo, con su opera prima, Me and you and everyone we know, arrasa en Sundance y gana todo a lo que concursaba en Cannes y ofrece una de las mejores películas del año; sorprendente, divertida, ingeniosa, atrevida, absurda, fresca, sobresaliente. A partir de ahora Miranda July es guionista y actriz de Are you the favourite person of anybody?, el último trabajo de Miguel Arteta -uno de esos NA, director de The good woman y de episodios de Six Feet Under- y, espero, deseo, ansío, que siga con su prometedora carrera como directora-guionista-protagonista.


· Por último, llegó el momento de desvelar cuál fue la película que más cautivó a este humilde cronista. Se trata de L'enfer, el segundo trabajo del bosnio Danis Tanovic, que consigue una transmutación prácticamente perfecta en el gran genio de Krzysztof Kieslowski. Haciéndose cargo del guión de este último, escrito junto a su colaborador habitual Krzysztof Piesiewicz, que supone la parte central de su trilogía póstuma -la primera película, Heaven, fue realizada con menos acierto pero no sin calidad y buen pulso por Tom Tykwer hace tres años... para su descarga también hay que apuntar que la base argumental era bastante inferior-. L'enfer cuenta con uno de los repartos más envidiables -8 femmes de Ozon aparte- del cine francés reciente, con tres grandísimas actrices como Emmanuelle Béart, Marie Gillian y Karin Viard en absoluto estado de gracia. La impecable banda sonora con reminiscencias herrmannianas es la guinda de esta verdadera perla del festival.

3 Comments:

Blogger delirante said...

Tendría muchas cosas que rebatirte de tu pulcro comentario... pero para qué, si tu criterio está en coma desde que te desencantó Tideland...
No obstante, coincido contigo plenamente en que L'enfer es un peliculón con todas sus letras y que el reparto, no sé si envidiable o no, pero es perfecto. Que la estrenen pronto que quiero volver a verla!!!

7 de octubre de 2005, 10:18  
Blogger KesheR said...

Pues me las guardo en la recámara para cuando pueda verlas.

7 de octubre de 2005, 11:22  
Anonymous Sunes said...

Cuánta info! Esto de ser periodista lo llevas en tus venas cinéfilas. Estas películas se estrenan en España? O a los días desaparecen misteriosamente de las carteleras?
Seguramente que el reparto de l'enfer sería mucho mejor si Puri hiciese un cameo.

9 de octubre de 2005, 14:01  

Publicar un comentario

<< Home