martes, agosto 09, 2005

Agonías Fest


Ahora que ya ha terminado por fin puedo hablar de esto. Quizás un poco exacerbado debido a la saturación internetera y mediática de los últimos días, es posible que pierda los papeles. Ustedes, compañeros blogueros, perdonen mis salidas de tono hacia sus grupos fetiche, pero ya disculparán que en términos musicales me deje llevar más por los impulsos emocionales e irreflexivos que en cualquier otro ámbito, debido, obviamente, a mi nulo juicio crítico.

Vayamos al grano. Este va a ser un grito en contra de la ya instaurada desde hace unos años moda de ir al FIB porque sí. Básicamente, porque el FIB me parece una basura dentro del panorama de festivales musicales nacional -sí, lo que ya es decir-. ¿Por qué? Porque mucho ha cambiado desde que fuera parido en 1995 como desesperado trampolín del indie británico, cuando se pensaba que no tenía ni público ni futuro. Y, desde luego, mucho más desde que alcanzara el techo en 1999 con un cartel de los que verdaderamente podían quitar el hipo: Björk, Placebo, P. J. Harvey, Sonic Youth, Jesus and Mary Chain y Teenage Fanclub. Por favor. Ha pasado de coquetear con lo paralelo y alternativo a finales de los 90 al mainstream más puntero de los 00. No me trago el lugar común de que su público está compuesto en su mayor parte por gafapastas. Quedan algunos, los que aún no han huído a los (ar)ritmos del Sonar, pero yo lo que más veo son pseudo-bakalas, casual wannabes de ambos sexos y chicas con bolsos y abalorios de Pesadilla antes de Navidad que al ser preguntadas por Henry Selick creen que se trata de un nuevo compositor islandés.

Esta popularización desmesurada del acontecimiento ha repercutido muy gravemente en dos aspectos básicos: a) carteles cada vez menos estimulantes y carentes de interés b) una sablada del quince que no se corresponde con la calidad ni de sus contenidos ni instalaciones. Repasemos los artistas de este año; en serio, ¿qué se puede salvar?
· The Cure, porque son intocables y de los pocos grupos que aguantan 30 años con buena música.
· Yo la tengo, única aportación realmente estimulante de esta edición
· Keane, aunque resulte insalvable la etiqueta "grupoindiedemoda". Presente de politonos, futuro de fondo musical en anuncios de MoviStar.
· Nick Cave, porque es Dios y punto.
Resto de nombres fuertes... Basement Jaxx y Lemonheads son contenidos de saldo; LCD Soundsystem no los ubico fuera de la Mtv; Kasabian aún lo tengo pendiente de descubrir; !!! también van al Sonorama; y de Oasis me abstengo de opinar por la salud de mi hígado -los de los Gallagher ya son, obviamente, irrecuperables-.

Total: cuatro artistas de bandera más saldos y descubrimientos varios por 152 tazos en la venta anticipada. Comparaciones inevitables:
· CONTEMPOPRÁNEA - 40 euros - Fangoria, The Sunday Drivers, Australian Blonde, Maga, La Habitación Roja, Astrud, Cooper.

· SONORAMA - 35-40 euros - Ocean Colour Scene, !!!, Molotov, The Sunday Drivers, Australian Blonde, Mogwai, Los Planetas, Astrud, Maga.

Vamos, para mí, como que no hay color. Heineken a la basura; Guiness es la única que vale.

·

Escenas Idílicas e Inexistentes de Madrid en Agosto [II]
En algún lugar de la Castellana. 16:00 h. Asfalto líquido; derretido. Lejos: reflejo en negro, espejos oculares, protección solar. Cerca: naranja que da paso a palidez dura -sexy-, y cintura de vaqueros. El aire pesa; ella no.

2 Comments:

Anonymous Sunes said...

Vaya, Mr. Toldo! Está usted actualizando a velocidades vertiginosas.
Sobre el FIB, es como el Festi... va gente que va a montárselo en tiendas de campaña y poco más.
Yo que tú tmb salvaría a Mandodiao, The Kills y HHH (si no me equivoco los tres estuvieron en el FIB).
Un saludo blogosférico!

12 de agosto de 2005, 0:24  
Blogger Señor Toldo said...

Pues le echaré un oído a esos grupos, para ver si merecen mi misericordia festivalera, jejeje.

12 de agosto de 2005, 19:05  

Publicar un comentario

<< Home