viernes, octubre 19, 2007

Comeback, The

La verdad es que da un poco de vértigo comprobar la cantidad de tiempo que ha pasado desde aquel último post en el que, de resaca donostiarra –este año, sigh, extrafestivalera–, me dediqué a glosar las virtudes de una película protagonizada por ¡Juan José Ballesta y María Valverde! Sólo han sido unos escasos tres meses y pico de convención temporal, pero exactamente dos días después de dicha publicación se abrió ante mí un tifón de experiencias vitales, laborales y afectivas que arrasó de manera fulminante con la línea espacio-tiempo de mi existencia –esto va completamente en serio–. Con el paso de los días y meses, para mí reducidos a un contínuo de horas luz-oscuridad ensambladas, dicho tifón ha experimentado multitud de mutaciones en su estructura, unas más concomitantes que otras, a lo largo de las cuales uno ha tenido la oportunidad de examinar a tope su capacidad de adaptación al medio.

(Algunos cambios homeostáticos: sedentarismo de transporte público en paralelo a turismo peninsular de mochila roja, evolución vocacional activa, destrucción de las neuronas débiles, adicción a la cafeína renovada, recepción de postales dentro de sobres, abandono de cultura popular superior a 30 minutos de duración máxima, proliferación de sucesos con naturaleza de punto de inflexión, la ruptura del umbral, la vuelta a la inutilidad académica, cambiar miradas por llamadas, buscar las horas por las esquinas en consenso de prioridades, suicida acumulación de proyectos, intermitencias sociales felizmente recuperadas, desplazamientos que duelen y rasgan).


Pero no se me olvida la naturaleza de este blog, no enfocado a detallar los avatares de mi vida sin incrustarlos con cierta torpeza en paranoico-críticas reflexiones sobre la high y la pop culture, así que ya es suficiente. Recuperamos la actividad. No faltaron excusas para hacer esto mismo en muchos otros momentos: un verano en el que se accede a Opus magnum como V., Blood Meridian y Death Proof da para mucho blanco sobre azul, aunque los ratos libres no acompañen. De momento, pronto intentaré diseccionar uno de los mejores anuncios objetos estéticos publicitario-audiovisuales nacido de la unión multidisciplinar de talentos que se han podido ver en mucho tiempo. Como ven, aquí las seguimos tirando dobladas y no compartimos lo que nos metemos con nadie.

Ah, sí, pero yo quería hablar de algo más importante y trascendental que este breve despunte de activación blogosférica. Ya ha nacido algo mucho más titánico y aglutinador de talentos de la última década rebosantes de eclectismo que el anuncio de Dior –y con el mismo estilazo y talento estético–. Inmenso para glosarlo, simplemente entren y adórenlo en su grandeza: EliteVisión No se trata simplemente (?) de un blog colectivo de análisis kamikazes de series de televisión, dispuesto a detallar pormenorizadamente y con espíritu suicida los defectos y virtudes de algunos de los mejores y más generacionales productos catódicos; es el todo eso –atención a la forma en que me marco un final simétrico– hecho por una serie de nombres que da verdadero vértigo.

6 Comments:

Blogger Alvy Singer said...

¡Al fin vuelve la vox de la blogoesfera capaz de aunar a Rohemer con McCarthy a la que se lee con tanto entusiasmo! El spot de Kar-Wai es PERFECTO porqué a) recupera sus locuras más propias de tiempos preinthemoodforlove y b) es infinitamente superior a The Hand y 2046, spots suyos alargados. Sin la coartada del objeto. Y LUEGO ESTÁ EVA GREEN. Porqué resulta que Kar-Wai es un salido y aquí mucho hablar de sutilidad pero 2046 es un catálogo masturbatorio de lo asiático bastante notable: Gong Li, Zhang Ziyi... ¡je!

20 de octubre de 2007, 2:53  
Blogger KesheR said...

Me he quedado ligéramente loco con su verborrea. Sus truécanos y retruécanos de palabras, sus giros e hipérboles, metáforas y permutaciones me aumentan la resaca. Pero es bueno tenerle de vuelta, Sr Toldo. Es bueno. Y aún es más bueno comprobar que las cosas le van bien.

Un saludo afectuoso y lingüísticamente enrevesado :)

20 de octubre de 2007, 12:09  
Blogger SickBoy said...

Como bien dicen por ahí arriba, verborreico y bendito comeback, Sr. Toldo; sí, ya sabe que los "anglicismos innecesarios" son una pasión compartida. Y digo que yo un aspirante a periodista (jojojo) y otro a psicólogo (bis) deberán compartir un café con misantropía en un breve espacio de tiempo.

Por cierto, lo de EliteVisión parece droga dura. Y de la buena.

Abrazos.

22 de octubre de 2007, 16:39  
Anonymous Max Renn said...

¿Por qué escribe usted tan bien?

¡Explíquemelo, explíquemelo!

¡Rebienvenido al inestable e impredecible universo blogueril!

Me alegro de tenerle de vuelta, oiga. De verdad. ;)

PD: Me siento identificado. Mi vida también se ha visto sacudida (para bien) en los últimos meses, de ahí mi ausencia blogueril. Cuestiones laborales y afectivas incluidas, sí.

22 de octubre de 2007, 23:55  
Anonymous Noel said...

a) ¡Bienvenido! Esto es un regreso estelar en toda regla (y en plena forma).

B) Diseccione El Anuncio right now.

23 de octubre de 2007, 22:14  
Anonymous POLLOPUTO said...

Estoy HORGULLOSO de que seas sangre de mi sangre, primo.

A ver si cuando las circunstancias no sean tan negras, continuamos y espaciamos cada vez menos nuestras fechorías juntos, que ya van tomando forma y cada vez lo paso mejor con vos.

Recuerdos, por cierto, de la del flequillo. Jajaja.

AMPARO!

24 de octubre de 2007, 1:54  

Publicar un comentario

<< Home