sábado, agosto 05, 2006

Aquella chica que... (II)


Irene Montalà, Barcelona 1976. Nuestra segunda candidata a futuro nombre femenino de referencia en la cartelera (si es que alguna vez le dan la oportunidad, claro) también procede del culebrón de la televisión catalana Poble nou –que lleva camino de convertirse en el ASdC de esta sección–. Aunque su primer papel importante para el cine fue en uno de esos bodrios insufribles con los que Ventura Pons se cree de vez en cuando que hace algo grande, Amic/Amat (1999), nuestras retinas se fijaron inmediatamente en ella y la carga sexual de su personaje en Fausto 5.0 (2001), la excelente y personalísima visión de La Fura dels Baus de la leyenda fáustica. No solo Irene Montalà destacaba en esta cinta, que cuenta con una futurista e inquietante recreación aséptica de Barcelona y con Miguel Ángel Sóla, Eduard Fernández y Najwa Nimri perfectos en sus papeles, amén de una estupenda dirección por parte de los miembros de La Fura y puede que el único guión bien terminado que haya escrito León de Aranoa. Sin dudarlo un segundo me parece uno de los títulos clave del, ay, fantástico español. Este precedente hace que resulte aún más frustrante que el primer papel protagonista absoluto de Irene haya terminado siendo en una producción de la Fantastic Factory, pero ya llegaremos a tan oscuros momentos.

Tras seguir trabajando para la televisión, el director francés Cédric Klapisch también contó con esta catalana para un mínimo papel en la generacional L'auberge espagnole (2002), y, de la misma forma, una mínima aparición en su nefasta secuela, Les poupées russes (2005) o "por qué la combinación de autoritis modernera con los calipos de lima no es buena consejera". El dato de que el director en vez de decidir aumentar la relevancia de su personaje redujera todo su papel a aparecer desnuda corriendo por la calle puede servirnos como triste ejemplo de las oportunidades que se les dan de entrada a actrices de físico espectacular –para más información ver la estupenda serie del trío HBO-Soderbergh-Clooney, Unscripted, y su recuperación, reinvención y reclamación todo a la vez de ¡Krista Allen! para la interpretación–. Aunque Irene no llame excesivamente la atención en un primer momento, resulta innegable la sensualidad que irradia su cuerpo, una mirada que derrite y la sexy peca de su ceja izquierda, elementos a los que fue Felipe Vega, uno de los mejores directores españoles de la actualidad, quien les supo sacar partido de la forma más inteligente. La rohmeriana Nubes de verano (2004) es todo un oasis de calidad en la producción española habitual y también la mejor oportunidad que ha tenido nuestra catalana de demostrar sus cualidades. ¿El problema? Que no la ha visto nadie. O al menos una cantidad mucho menor de gente que la que pudo ver su posterior poco afortunado trabajo en Cuéntame.


Puede resultar aliviante que también sus últimas y más desgraciadas películas no tengan pinta de llamar demasiado la atención del público mayoritario: en la enésima exploitation chapucera de Brian Yuzna, Rottweiller (2004), ejerce de scream-queen, y en otra de esas muestras del estado vegetativo del cine español, Tu vida en 65 minutos (2006) afortunadamente aparece demasiado poco tiempo en pantalla como para que en un futuro se le pueda vincular a la película.

Mientras su futuro más inmediato pasa por una producción francesa no podemos dejar de recomendar una vez más dos de las películas mencionadas, claves de la década 00 para el cine español: Fausto 5.0 y Nubes de verano, especialmente esta última por su capacidad para participar de forma admirable del universo de las comedias, proverbios y cuentos morales de Rohmer sin perder una identidad propia insuflada de brisa de la Costa Brava.


5 Comments:

Blogger Alvy Singer said...

Nubes de verano una pelicula que me atraía/distanciaba por su rohmeriano tono. Y esta noche tenemos La coleccionista en La 2.

6 de agosto de 2006, 12:57  
Blogger Señor Toldo said...

La coleccionista es una must-seen total a la que volver una y otra vez. Espero que la emisión sea en v.o.s. para todos aquellos que tengan la suerte de descubrirla hoy por primera vez. La mía también fue una noche de verano, hace un par de años, pero con Pauline. Al final Rohmer hará que me guste el verano.

6 de agosto de 2006, 14:14  
Anonymous Anónimo said...

Estoy de acuerdo, Irene es fantástica y en Nubes de verano desprendía una sensualidad que no se veia desde hace muchos años en ninguna actriz. Ojalá los directores de cine sepan sacar provecho de ésta maravillosa y guapísima actriz. A mi por lo menos me ha enamorado completamente.

17 de octubre de 2006, 15:45  
Anonymous Anónimo said...

Irene te quiero

17 de octubre de 2006, 15:46  
Anonymous Mª Carmen said...

Hola!! Me encanta Irene Montalà, gracias a que hizo "Mirall Trencat" por la tele empezó a gustarme cómo actuaba, después la vi en "Mar de fons" como actriz principal y ya empecé a ver películas de ella, y me encanta como actua.

26 de marzo de 2007, 21:19  

Publicar un comentario

<< Home