viernes, febrero 17, 2006

Coupling


Aprovechando que Cuatro está reponiendo la mítica Friends, paradigma de la sit-com y referente vital para muchos de nosotros que durante la segunda mitad de los 90 solamente encendíamos la tele para ver eso y Expediente X, quiero recomendar la serie que creo que mejor ha sabido copiar el esquema del grupo de seis amigos urbanoburgueses. No creo que nadie piense que voy a hablar de Siete vidas. Se trata de Coupling, serie británica creada por Steven Moffat en 2000 centrada, cómo no, en los avatares de seis amigos londinenses que se interrelacionan, tienen problemas de pareja, flirtean, practican la guerra de sexos y se reúnen en un bar con sillones. Aunque eso sí, para beber cerveza negra ellos y vino ellas, nada de capuccinos y muffins...

Vale, de acuerdo, no es que se hayan tomado muchas molestias en disimular el punto de partida inicial. Pero en este caso, como en el de la intachable Family Guy, no es la originalidad del planteamiento lo que debe ser tenido más en cuenta, sino la capacidad de llevarlo hasta cada vez un extremo mayor. Family Guy vapulea muchas de las convenciones de su indiscutible modelo simpsoniano —y no digamos nada ya si ponemos las últimas temporadas [he perdido la cuenta porque llevo demasiado tiempo diciendo esta misma frase] en el punto de mira— alcanzando cotas mucho mayores de humor inteligente, hábil, absurdo y referencial sin concesiones, siendo esto último su más importante valor añadido. Con Coupling pasa algo similar, está mucho más decantada hacia el humor explícito, burdo a veces, que a construir una trama medianamente coherente sustentada sobre las relaciones entre sus personajes. En definitiva, se trata de tomar Friends, extirparle el componente de culebrón azucaroso que pudiera tener de vez en cuando y limarle la mojigatería al tratar sobre materia sexual, tema sobre el que giran el 90% de las excusas argumentales de Coupling.

Si quieren pasar un buen rato con las típicas estructuras cómicas de acumulación de malentendidos, aglomeración de personajes que aparecen consecutivamente en una situación manejando el tempo cómico, multitud de teorías absurdas y certeras sobre el funcionamiento de la mente masculina y algún que otro gag antológico, denle una oportunidad buscando la serie en su programa de descargas favorito. Además, como los seguidores de las magníficas Spaced y The Office sabemos, las series británicas tienen temporadas desilusionantemente breves, de seis episodios, por lo que las cuatro que se hicieron de Coupling antes de ponerse en marcha su remake americano (sigh) no representan más que una leve brisilla humorística dado su intrascendente contenido, pero plenamente disfrutables durante un fin de semana que, entre otras cosas, puede estar destinado a aislarse de la ficción televisiva nacional.

5 Comments:

Anonymous Noel said...

Pues pinta muy bien, y si se parece a Family Guy es que ya estoy tardando...

19 de febrero de 2006, 10:06  
Blogger Eki said...

Yo vi en una noche de cine con unos amigos el capitulo de "Lesbian Spankin´Inferno'. Ciertamente eso no se hubiera podido ver en Friends XDXD

19 de febrero de 2006, 14:50  
Blogger Señor Toldo said...

Noel, con Family Guy solamente comparte el hecho de partir de una fórmula consagrada llevándola hasta el manierismo cómico desaforado. Coupling tiene un humor mucho más convencional que el de Peter Griffin, pero merece la pena, eso está claro.

Eki, de momento ese es el mejor episodio que he visto, toda una acumulación de situaciones y diálogos desternillantes y un monólogo final magnífico :D

19 de febrero de 2006, 17:59  
Blogger FresKo said...

Prueba con "the girl with two breasts" y verás lo que es bueno...

19 de febrero de 2006, 21:12  
Blogger Leeloo said...

Para mi gusto, una de las mejores series de humor que he visto. Una pena que no la emitan en españa, aunque Cuatro, con su característica originalidad, ya se podía estirar un poquito y ponerla... que hay ganas.

2 de marzo de 2006, 4:11  

Publicar un comentario

<< Home