jueves, enero 05, 2006

Fumando después


Para todos aquellos que se han lanzado apocalípticamente a proclamar el surgimiento de un Estado totali-prohibi-fascis-represivo tras la entrada en vigor de la Ley del Tabaco, viendo un brave new 1984 a la vuelta de la esquina, les recuerdo amablemente que pueden seguir fumando:
· en su puta casa
· en la calle
· en el 93% de los bares
Que, por otra parte, son los tres lugares más apropiados para drogarse, al menos en mi opinión. Ahora resulta que donde más importante resultaba fumar a la gente era en su trabajo y en las tiendas. Y sobre las smoking rooms... me parecería bien siempre y cuando cada empresa también habilitara una habitación con barra libre, otra con videojuegos y otra con literas para echar la siesta. ¡Con lo interesante que resulta el advenimiento de una nueva costumbre social! Ahora es habitual ver a los trabajadores fumando a las puertas de oficinas y tiendas, nuevos espacios sociales propicios para la interacción y el ligoteo, a los que ahora se pueden sumar los transeuntes y los empleados de otros edificios. Ya tienes la oportunidad perfecta para hablar con la dependienta morena de pelo corto de esa tienda de ropa o con la pelirroja de la oficina de enfrente. Drogarse siempre ha sido una actividad social, no lo hagas solo.

Porque siempre habrá cosas que sin el tabaco no serían lo mismo:



Y es que yo siempre seré un defensor del innegable valor estético del vicio y el humo bien expulsado. Jarmusch lo sabe.

7 Comments:

Blogger Eki said...

Si señor, muy bien dicho. Yo tb reclamaría una videoteca en la empresa para poder ver alguna peliculilla en esos ratos libres. Pongamos que por cada 24 cigarrillos a 5 minutos por cada de otra persona yo puedo permitirme un par de horitas, no?

5 de enero de 2006, 9:11  
Anonymous papa oso said...

No puedo negar que razon no te falta!

5 de enero de 2006, 9:36  
Blogger KesheR said...

Más razón que un santo.

5 de enero de 2006, 12:02  
Blogger robgordon1982 said...

El tabaco en el cine es necesario! Por dios! Que hubiera sido del cine si Humphrey no hubiese fumado!

5 de enero de 2006, 18:19  
Anonymous Sunes said...

Totalmente cierto. Parece que, de repente, no pueden fumar en ningún sitio y los medios no hacen más que alentar esta sensación de persecución o de caza de brujas.
Saludos

5 de enero de 2006, 20:41  
Blogger Lasagna said...

Estéticamente es precioso... pero para fascismo, el que me encuentro al explicarle a un fumador que cualquiera tiene derecho a ir a un bar a tomar unas cañas, y que lo que no va necesariamente unido a pesar de la costumbre, es el humo cargado del ambiente.

8 de enero de 2006, 16:19  
Blogger Lasagna said...

Por cierto, echadle un vistazo a esto:

http://www.masternewmedia.org/es/2006/01/02/como_los_mass_media_manipulan.htm

9 de enero de 2006, 9:49  

Publicar un comentario

<< Home