domingo, junio 22, 2008

Hay que verla


El próximo viernes Los Cronocrímenes vivirá por fin su estreno oficial en esta tierra con la que nos ha tocado cargar, por lo que aprovecho para recordarles las entusiastas palabras que me produjo su visión hace ya unos cuantos meses. Una proyección que llegó en un punto bastante inflexivo para mí, un momento en el que tantas cosas acababan de pasar y otras estaban a punto de hacerlo, así que por lo tanto muy similar a este. Los rizomas temporales tienen estas cosas. Pero no dejen que les aburra con peroratas autobiográficas sobre mis estados de ánimo actuales. En cambio, acudan en masa o tropel a los cines para disfrutar de la magnífica película de Nacho Vigalondo. ¿Qué otro estreno de este año puede mezclar con tanta sencillez la teoría de la representación de Bresson con el giallo y filtrarlo todo por una membrana de hard sci-fi neocostumbrista? A mí tampoco se me ocurre, la verdad.

Además del estreno, sigue en marcha el juego interneteril de la susodicha película; pero tampoco me pregunten mucho de qué va la cosa, porque por algún motivo nunca he terminado de enterarme del todo bien.

Marcho unos días a tierras holandesas, más apacibles y tranquilas. Con un sano propósito de desconexión tecnológica ante mis perspectivas estivales y las retinas bien enjuagadas. Eso sí, hasta la vuelta no puedo evitar dejarles con algo de regomello.

3 Comments:

Blogger Libertino said...

Olé!
Fümese uno a mi salud!

29 de junio de 2008, 13:57  
Blogger Hada Gris said...

Aún no puedo creerme que te hayas perdido el FIB de este año.
Habría estado muy bien compartir una cervecita contigo (y mejor aún si también hubiese estado la tía "pupas" esa con la que a veces te ves).

Otra vez será, ¿no?

22 de julio de 2008, 0:15  
Blogger Hada Gris said...

¡Qué fuerte! Acabo de poner el móvil a cargar y me han empezado a llegar mensajes que me mandaron en el FIB.
¿Te acordaste tú antes de mi que yo de ti? ¡Qué fuerte!
Jo, pues yo, sin mensaje ni nada, me acordé un montón de los dos cuando actuó Cohen.


Y sí, me derretí, pero vengo de un morenito...

22 de julio de 2008, 8:28  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home